TOP

Y el Nazareno volvió a caminar

Crónica del Miércoles Santo 2022. Castillos

Redacción: Ana Gaviro Gómez

Fotografías: Marco A. Sánchez Nova y Luis Zama Álvarez

Pero permítanme...yo anoche la vi reflejada en las lágrimas de mi otra mitad

No necesitaba credenciales pero las presentó.
Se asomó a la carpa y se hizo el silencio.
Ya habían salido los dos primeros tramos, que enfilaban la Avenida de Extremadura. Honores del piquete de la Guardia Civil …

Y se plantó en el atrio.
Solemne y con romero, que es el esfuerzos de todos.

Con penitentes que volvieron a engrosar sus filas con promesas recién hechas; agradecimientos por las cumplidas; muestras de amor incondicional, al mismo tiempo que su zancada alcanzaba la  frontera virtual que anuncia que ahí fuera hay otro mundo…
Las lágrimas afloraban por doquier.

En este punto debo confesarles que a mediodía, bajo un sol radiante de esos que pican y que dejan entrever nubes negras como el futuro que definitivamente le espera, pensaba titular esta crónica con un ‘…Cómo decíamos ayer’…rememorando esa última …aciaga, y sin virus, de 2019….

Sin embargo, todo fue distinto…

Bastaron cinco zancadas para plantarse en Arzobispo Mausona, calle inédita para Él y con la que daba la venia a una nueva infraestructura urbana y el adiós a la estampa clásica de una Albarrana escondida.

Bastó media hora para encontrarlo en la esquina de Delgado Valencia- como tantas veces, agarrada de la mano de un holigan entre tus holigants templado ahora por el peso de los años.

Bastaron unos minutos más para saber qué no hay arte  que te pueda ensalzar más que Tú mismo (Rosario, Joaquín, amigos de la Coral tomaros esto como un piropo…el mejor del mundo por cantarlo a su protagonista).

Bastaron unos pasos más para verte en la plaza que siempre te espera  y después verte soportar el sufrimiento de la oración descarnada, frente a esa capilla de los afligidos, que anoche volvió a ser escenario natural de las súplicas de los emeritenses.

Y aún hubo momentos para reparar en tí…Mayor Dolor…En esa toca que te arropa,  Madre Aflligida, con el mismo relieve bordado en oro que el que adorna el manto más señorial, y mítico, porqué no decirlo, de toda la Semana Santa de Mérida…En esas flores de cera, cúal natural recién recogidas, de tus ánforas laterales. Setenta y cinco años de sufrimiento son el ejemplo y el  complemento perfecto a ese andar comedido, pero seguro; sosegado, tranquilo, esperanzador…

Y es que ayer el Nazareno volvió a caminar y los que estábamos en la calle volvimos a ver la  amplitud de su zancada.. Permítanme…Yo  anoche la vi reflejada en las lágrimas de mi otra mitad…y usted?

Galería de Imágenes: Marco A. Sánchez Nova y Luis Zama Álvarez.

Video: Luis Zama Álvarez.

Video: Marco Sánchez Nova

Video: Marco Sánchez Nova

Video: Marco Sánchez Nova

Video: Marco Sánchez Nova

Facebooktwitterlinkedinmail
error: Contenido protegido. Junta de Cofradías. Semana Santa de Mérida