TOP

Lunes de hermandad, noche de infantiles en la Concatedral

Crónica del Lunes Santo 2022. Infantiles

Redacción: Celia Lafuente López

Fotografías: Marco A. Sánchez Nova, Luis Zama Álvarez y Manuel Molina Bolaños

“Una Hermandad es lo que sus hermanos quieran que sea”

Lo que no te mata te hace más fuerte.

Es la Semana Santa más esperada de la historia. El Lunes Santo es el día de la Infantil para Mérida y Mérida para la Infantil, pero a las ocho y media de la tarde llovía, y aunque retrasaron hasta en dos ocasiones la salida, la previsión meteorológica no era favorable.

– ¿Sigue lloviendo? Fue la frase más repetida, en el interior de la Concatedral, por quienes no se atrevían ni a salir del Templo. La Plaza de Santa María era un manto de paraguas, cientos de personas conmocionadas esperaban, mirando al cielo, la previsible decisión. Y llegó.

Obras son amores y no buenas razones.

Lo pronunciaba Agustín Delgado, Hermano Mayor de la Cofradía Infantil que, con serenidad y probablemente, en uno de sus momentos más duros, miraba a todos los presentes en el Templo de los Infantiles para comunicar que: “Viendo el tiempo y la previsión de todos los expertos, lamentablemente, esta Junta de Gobierno suspende la Estación de Penitencia en la calle”. «Nunca olvidemos para quién hacemos las cosas: que es por Él y para Él».

A veces las peores decisiones se convierten en las mejores historias

Hubiera estado bien salir hoy a la calle, en nuestro 75 aniversario, pero una Hermandad es lo que sus hermanos quieran que sea y nosotros lo somos durante los 365 días del año”.

Las palabras de Agustín ocasionaron una ovación prolongada por parte del público, visiblemente emocionado. Las lágrimas afloraron entre los hermanos, niños y mayores. Las generaciones de capas rojas tenían a la Concatedral ‘llena hasta la bandera’, pero con elegancia y sin perder la calma, respetaron e hicieron respetar a los más pequeños, el lugar donde se encontraban.

Al momento de música y hermandad, que posteriormente se vivió en ese templo, se le queda corta la lírica. En el interior de Santa María empatizó hasta quien era ajeno a esta cofradía. “No puedo mirarle” escuché decir a una pequeña, con los ojos llenos de lágrimas, refiriéndose al Medinaceli mecido por sus portadores.

La circunstancia era tan excepcional, como única fue la Salve (cantada) a Nuestra Señora del Rosario: «Ha sido diferente”, se refería a ella el Hermano Mayor.

Sonó ‘Pureza Marinera’, ‘Rosario de Mérida’ y ‘Siempre la Esperanza’. Los titulares se movieron al compás de la impresionante Banda de Guillena que entró en la Concatedral para acompañar a todos los presentes. Aplausos, banderas de la cofradía al viento, gritos de: ¡Vivan los Infantiles! y las lágrimas dieron paso a la sonrisa serena de satisfacción.

Si tienes un sueño, agárralo y no lo dejes escapar.

Mérida se quedó sin la sombra del Medinaceli por la calle Concepción. Mérida no pudo estremecerse con el silencio sepulcral al paso del Stmo. Cristo de las Injurias, al que aún le queda en la boca una palabra por decir. Mérida se perdió el palio de plata del Rosario bajando por Sagasta derrochando su exquisita elegancia.

La cofradía Infantil no fue la única que se quedó sin su Lunes Santo. La ciudad, devotos, fieles, turistas y curiosos no pudieron vivir lo que esta Hermandad hace cuando se planta en la calle. Los Infantiles y Mérida desde hoy comparen un sueño, un nuevo Lunes Santo.

Infantil se nace y como un Infantil se vive en nuestra hermandad”, terminó diciendo Agustín Delgado.

Galería de Imágenes: Marco A. Sánchez Nova, Luis Zama Álvarez y Manuel Molina Bolaños.

Video: Marco A. Sánchez Nova.

Facebooktwitterlinkedinmail
error: Contenido protegido. Junta de Cofradías. Semana Santa de Mérida