Cofradía del Prendimiento de Jesús y Ntra. Sra de la Paz

Hábito y Escudo

Fundación: 1955

Número de Hermanos: 191

Imágenes:

  • Prendimiento de Jesús.
  • Ntra. Sra. de la Paz.

El paso del Prendimiento de Jesús consta de dos imágenes, de Jesús y de Judas, realizadas por el insigne escultor emeritense de reconocido prestigio internacional JUAN DE AVALOS. Representan el misterio del beso de Judas con el prendimiento del huerto de los olivos, Jesús de pie, ligeramente apoyado sobre la pierna derecha, con actitud de serena entrega, abierto los brazos a ambos lados del cuerpo, acepta el acercamiento de Judas por detrás. Sus vestiduras son sencillas, túnica ceñida en la cintura, manto sobre el hombro derecho y pies descalzos.

Judas se acerca a Jesús en actitud caminante, con escorzo de cintura hacia la izquierda, pretende apoyar su mano izquierda en el hombro izquierdo de Jesús, mientras la mano derecha queda a la altura de la misma mano del nazareno, con un gesto tenso que hace resaltar los músculos del torso y brazos semidesnudos. Los vestidos y principalmente el  manto, todo en talla, nos dan la sensación de inquietud con su movimiento.

El Paso de Nuestra Señora de la Paz, consta de imagen de María Santísima, sin palio, obra realizada por el imaginero sevillano LUIS ALVAREZ DUARTE.

Hábito:

Túnica roja, capirucho negro, con caídas hasta abajo por las dos partes en forma de escapulario, llevando sobre el pecho dibujado el escudo de la cofradía, consistente en una gran cruz, con un casco de combate moderno, rodeado de una corona de laurel y cíngulo de cuerda a la cintura.

Junta de Gobierno (Junta Gestora):

  • Párroco – Presidente: D. Guillermo Díaz Manzano.
  • Copresidente y Responsable con  Instituciones: D. Tomás Muñoz Cerezo
  • Secretario: D. Francisco Trocoli Álvarez
  • Tesorero: D. Enrique Gómez Álvaro

Reseña Histórica:

Como en muchas ciudades de España, grupos de ex combatientes de uno y otro bando fueron fundando cofradías bajo dos advocaciones muy relacionadas con la época “Victoria” y “Paz” con el objetivo de unir a los “desunidos” por la Guerra Civil.

En el caso de Mérida, en la fundación de la Cofradía del Prendimiento, el 5 de julio de 1955, la advocación mariana elegida inicialmente fue la de “Nuestra Señora de la Victoria” erigiéndose con el nombre de “Cofradía de Ex combatientes del Prendimiento de Jesús y Nuestra Señora de la Victoria para, a principios de los años setenta, sustituirla por la actual “Nuestra Señora de la Paz”. También fue quedando poco a poco aparcado el apelativo de “excombatientes” que, a pesar de ello, siguió utilizándose entre muchos emeritenses hasta que cayó completamente en desuso.

La Cofradía se erigió canónicamente en la Parroquia de Santa Eulalia con sede en la Ermita de Santa Catalina, ubicada en la Plaza del mismo nombre, junto al Templo de Diana, y dependiente de dicha parroquia. De ahí la estrecha vinculación con esta comunidad parroquial en sus primeros años de existencia.

Una cofradía que, por tanto, tuvo sus orígenes en el centro de la ciudad por el que procesionaba en la madrugada del Jueves al Viernes Santo, haciendo su primera Estación de Penitencia en el año 1957. Una primera salida muy alabada por las crónicas de la época, no sólo por las imágenes de Ávalos, sino porque aseguraban que era una procesión que había sido presenciada por numeroso público y que se “hizo con el mayor orden y en procesión de penitencia un largo recorrido ”.

No será hasta el año 1964 cuando se trasladen a la Parroquia de San Francisco de Sales, en la extinta Barriada de la Paz que, poco a poco, fue identificándose con la que, desde ese momento, era “su” cofradía.

Desde principios de los años 70 la Cofradía no ha estado exenta de todo tipo de problemas de organización interna que, aún en la actualidad, sigue padeciendo. Aun así, fueron creando también su estilo propio y se convirtieron en un referente de originalidad y sentir popular que han resultado ser sus principales notas características.

La Hermandad marcó rápidamente su estilo con todos los nazarenos atados por sogas. Así se introducía otro término a la Semana Santa de Mérida, el “Hermano de cordada” en relación a los nazarenos de la Cofradía de la Paz y que, no siendo un término exclusivamente cofrade, si es mantenido por algunos hermanos de esta Cofradía.

El magnífico grupo escultórico del Prendimiento de Jesús, realizado en 1956 por el escultor emeritense Juan de Ávalos, es uno de los baluartes de la Semana Santa de Mérida. Un conjunto que la Hermandad siempre tuvo en mente ampliar con las imágenes del Apóstol Pedro, el sirviente Malco, un escriba y un soldado, según proyecto del escultor que, por su elevado coste, finalmente no pudieron llevar a cabo.

Procesionaron sólo con el paso del Prendimiento hasta el año 1986 en el que, tras varios problemas en la entrega, llegó la imagen de la Virgen de la Paz. Estaba anunciada para el año 1985 pero, por demora del imaginero, no se produjo hasta el Domingo de Ramos del año 1986 cuando los miembros de la Junta de Gobierno, Tomás Muñoz Cerezo y Julio García Encina deciden viajar a Sevilla para que no se demorara más su recepción.

En el año 1992, la Cofradía de la Paz iniciaba su hermanamiento con su homónima sevillana participando una representación de la Junta de Gobierno, con la bandera de la Cofradía, en la Estación de Penitencia de la Hermandad de El Porvenir, en el Domingo de Ramos de ese año, des-tacando su hábito rojo y negro entre la blancura de los cofrades sevillanos.

Posteriormente, en la celebración de las fiestas de la barriada, en el mes de julio, serían los cofrades sevillanos los que participarían en el culto a la Virgen de la Paz con la actuación de su Grupo Rociero en la Plaza de la Parroquia.

No fue éste el único hermanamiento que se produjo ese mítico año. Así, la Cofradía de la Paz nombró Hermanos Mayores Honorarios al Grupo de Artillería y Grupo Logístico con los que la ciudad contaba en el Acuartelamiento Hernán Cortés. Se celebraría, a partir de ese año, un acto emotivo y significativo a las puertas del Cuartel, donde era recibido por los mandos  y se realizaba una oración y una ofrenda floral a las imágenes.

La Cofradía de la Paz siempre ha vivido momentos de convulsión e incertidumbre. Los más duros, los vividos a partir del año 1996, cuando comenzaron los realojos definitivos de los vecinos de la Barriada de la Paz , y la dispersión de éstos por distintas barriadas de la ciudad lo que conllevaba que, poco a poco, la barriada se iba derribando y la parroquia se iba quedando sola en medio de un gran descampado.

Este derribo suponía, igualmente, la falta de alumbrado público desde Marqués de Paterna hasta la parroquia. Cada Jueves Santo se iluminaba a duras penas dicho tramo y la Cofradía decidió, desde la Semana Santa de 2000, instalar hogueras y cascadas luminosas en la subida de la Avenida Rabo de Buey, al estilo de la subida del Cristo de los Gitanos al Sacromonte granadino, así como en la Plaza de la Parroquia.

Realiza su Estación de Penitencia el Jueves Santo.

Extracto del libro «La Vida en una Semana»®

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail
error: Contenido protegido. Junta de Cofradías. Semana Santa de Mérida