TOP

La Esperanza habita en Santa Eulalia

Y en Santa Eulalia… la Esperanza. ¿Hay mejor binomio para un emeritense? ¿Hay mejor forma de describir el sentimiento que, a día de hoy, inunda nuestras almas?

Mérida ha vivido el Día de la Expectación, popularmente dedicada a la Esperanza, volviendo sus ojos a la Basílica, centro de oraciones y plegarias.

Los Ferroviarios, que guardan la llave de la Esperanza, han vivido estos días de una manera especial ¿verdad Mateo? El 18 de diciembre, día de los agentes conerciales, la Basílica se tiñe de verde, de ese verde Esperanza, de ese nombre que se nos escapa de los labios en este tiempo en el que la desesperanza no tiene sentido, al menos a los que sabemos a ciencia cierta que todo esto, al final, tiene un sentido.

La Esperanza, la que habita en Santa Eulalia, ha ocupado, como cada diciembre, su lugar privilegiado en la Basílica. Ese que ocupa cuando la Mártir sube a su camarín para dejarle el protagonismo que se merece, como Madre de Dios, como Señora de un tiempo nuevo.

La Esperanza, la de los Ferroviarios, la de todos, tiñe de verde el preámbulo de la Navidad y hoy, más que nunca, nos aferramos a su mano para que, pase lo que pase, nunca nos falte su amparo, nunca nos falte…La Esperanza.

Fotografías de Manuel Molina y Francisco Rosco:

Facebooktwitterlinkedinmail
error: Contenido protegido. Junta de Cofradías. Semana Santa de Mérida