Crónica Lunes Santo 2017

Fecha:
10 de Abril de 2017
Redactor:
Paco Vadillo
Fotografías:
Luis Zama Álvarez
Marco Sánchez Nova
Manuel Molina Bolaños
Francisco Rosco Rosco
Antonio Moreno Barriga
José Luis Garrido

 “Con paso sereno, sin prisas y siguiendo el compás de las bandas de música protagonistas, la cofradía volvió a pasear por la estrecha calle Berzocana, donde los varales del paso de palio casi rozan con los balcones, y donde el esfuerzo de los costaleros se sintió en la respiración de los cientos de asistentes que allí esperaban a la cofradía”

MILES DE PERSONAS ARROPAN A LA COFRADÍA INFANTIL EN UN LUMINOSO LUNES SANTO.

Mientras la luna sinuosa se dejaba ver entre las empinadas palmeras de la plaza de España de Mérida, las puertas de la concatedral de Santa María se abrían un año más para vivir un Lunes Santo multitudinario. Y lo fue gracias a las miles de personas que abarrotaron el bello recorrido de la cofradía Infantil que volvía a las calles de Mérida para continuar con la catequesis plástica que las hermandades ponen en la calle cada Semana Santa. Los ‘infantiles’ decidieron este año comenzar recorriendo la céntrica plaza emeritense girándola entera, lo que permitió disfrutar de unas revirás de escándalo que hicieron sobrecogerse a los asistentes.

Manuel Molina Bolaños
Lunes Santo 2017. Cofradía Infantil
Fotografía: Manuel Molina Bolaños

Y a su vez, saludar al tradicional balcón de doña Bati, en la confitería Gutiérrez, mecenas de la hermandad y cuya parada frente a su escaparate comprende uno de los momentos más anecdóticos de la Semana Santa emeritense, donde pasión y devoción se unen en un tradicional gesto de reconocimiento. Especialmente bella fue la revirá junto al Ayuntamiento que realizaron los costaleros de Nuestra Señora del Rosario con la música envolvente de la banda de Nuestra Señora de Guaditoca, de Guadalcanal, Sevilla. Quien iba regalando notas de música por cada esquina y que representa uno de los grandes atractivos de este Lunes Santo. La hermandad volvió a escoger calles del centro de la ciudad que representan dificultades añadidas para el cuerpo de costaleros y capataces, por su estrechez y por la complicación en los giros. Pero que, sin duda, dotan a esta estación de penitencia de una belleza sin igual. Especialmente emotivo fue el recorrido de Jesús de Medinaceli, Satísimo Cristo de las Injurias y Nuestra Señora del Rosario, por la calle Concepción, donde la titular de la hermandad recibió una petalada que conmovió a todos los asistentes. Con paso sereno, sin prisas y siguiendo el compás de las bandas de música protagonistas, la cofradía volvió a pasear por la estrecha calle Berzocana, donde los varales del paso de palio casi rozan con los balcones, y donde el esfuerzo de los costaleros se sintió en la respiración de los cientos de asistentes que allí esperaban a la cofradía.

Lunes Santo 2017. Cofradía Infantil
Fotografía: Marco Sánchez Nova

Con solemnidad llegaron a Romero Leal, para pasar junto al Templo de Diana, uno de los mayores atractivos de este Lunes Santo, los tres titulares. Allí, cientos de personas esperaban la bajada de cada uno de los pasos por el bimilenario monumento, y disfrutar de las saetas inéditas que interpretó Rosario Abelaira. Un momento de comunión entre lo folclórico y lo sentimental que consiguió levantar continuos aplausos. Sin duda, la bajada por esta calle se ha convertido en uno de los momentos claves del Lunes Santo. Una bajada que huele a despedida. La hermandad sabe que llega al final de su recorrido y va adquiriendo seriedad en cada paso. Le espera la llegada al complicado dintel de Santa María, donde se vuelve a demostrar un excelso trabajo de sus cuadrillas. Donde el sentimiento aflora en cada varal. Y ya dentro de su parroquia, la quietud y la serenidad llega con la recompensa: El canto de la Salve a Nuestra Señora del Rosario.

Lunes Santo 2017. Cofradía Infantil
Fotografía: Antonio Moreno Barriga

Esta puede ser una crónica de una procesión que con los años se ha convertido en uno de los momentos claves de nuestra Semana Santa. Pero hay momentos que pocos ven, que se producen en el interior de la concatedral que simbolizan el sentido de la Semana Santa de Mérida. Vivir con los más pequeños la pasión por sus titulares, el rezo anterior a la salida procesional, el trabajo de decenas de jóvenes que se comprometen con su Cofradía y que son capaces de poner en la calle una estación de penitencia seria y sentida. Un Lunes Santo que sobrecoge y que contiene los elementos claves por los que la Semana Santa de Mérida es de interés, de interés religioso y de interés turístico.

Vídeo: José Luis Garrido.

Vídeo: Paco Rosco.

Galería Fotográfica:

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail