El Silencio eterno del Cristo de la O

CRONICA VIA CRUCIS 2019
Fecha:
20 de abril de 2019
Redactor:
Ana Gaviro
Fotografías:
Francisco Rosco Rosco
Manuel Molina Bolaños
José Manuel Romero Cerrato
Vídeo:
Pedro Encinas
 

“Ese silencio provoca que todo ser que contempla, sigue y vive esta estación de penitencia…no pueda más que abrir los ojos, agudizar el oído y sentir…sentir el dolor…»

La suspensión de desfiles en las jornadas precedentes y de la Extraordinaria, el Santo Entierro y la Soledad en el mismo Viernes Santo, hacía que el silencio fuese más silencioso que nunca en los aledaños de la Concatedral.

Los miembros de las Hermandades y de la Junta de Cofradías habían entrado ya muchos minutos antes. Los hermanos que acompañarían después al Cristo de la O, con sus hábitos en portatrajes rigurosamente cerrados, comenzaban a llegar. También lo hacía algunos fieles…pero la lluvia ha hecho estragos y no es en el número de otros años.

La tensión era palpable. Las idas y venidas. Las consultas en el móvil… redes sociales, partes meteorológicos. A la una de la mañana afloraban las primeras sonrisas. ¡Parece que va a salir!. El Cristo de la O hará su desfile hasta el anfiteatro para rezar el Vía Crucis…No podía ser!!!…no iba a renunciar a pisar la arena del Anfiteatro, lecho de oraciones de tanto cristianos primitivos, por segundo año consecutivo y menos en este 2019…en el que su imponente talla, el sobrecogedor acto que protagoniza y la contemporaneidad de los escenarios, emergió sobre vía crucis administrativos para hacer un regalo, en forma de Declaración de Interés Turístico Internacional, a todos los emeritenses.

Vía Crucis 2019
Fotografía: Manuel Molina Bolaños

Pero volvamos al silencio…ese que grita más que nunca; el que imponen los soldados de la V que le acompañan, el que se rasga con el sonido sordo de los cinco tambores que le acompañan en esta ocasión, el que se vuelve atronador en una de las plazas más bulliciosas de la ciudad…ese silencio que provoca que el Cristo de la O, le arrebate todo el protagonismo al Templo de Diana o al Foro municipal.

Ese silencio provoca que todo ser que contempla, sigue y vive esta estación de penitencia…no pueda más que abrir los ojos, agudizar el oído y sentir…sentir el dolor, sentir la Pasión, sentir la Historia, sentir lo cotidiano, sentir la vida…Por eso, cuando el Cristo de la O pisa la arena, el silencio se torna más absoluto y sólo quedan ya dos cosas: Él y tú…

La singular estampa del anfiteatro; la precisa iluminación que aportan las teas y las 194 velas que siempre nos recordaran aquel marzo maldito de 2004; la musicalidad cadenciosa del gregoriano más emeritense, el de la Capilla del Calvario; la compañía silenciosa de los que cómo tú han decidido vivir esta particular estación de penitencia, incluso la conciencia sabida de que miles de personas son partícipes del acto en directo  desde las ondas de Cadena COPE…todo es accesorio. Sólo existe la presencia absoluta del Padre y la reflexión personal, el acto de contrición más bello, la oración más hermosa.

Vía Crucis 2019
Fotografía: Francisco Rosco

La vigente actualidad del texto que escribiera el recientemente fallecido arzobispo de Mérida-Badajoz, Santiago García Aracil, para este Vía Crucis y que en esta noche sobrecogedora vuelve a introducirnos en cada una de las estaciones recuerda, cual lanzada de Longinos, lo incapaces que somos de resolver problemas, aún con Su aliento, aún con Su guía, pero siempre rebeldes al Perdón y a la Misericordia que nos legó.

La oración continúa en el camino de vuelta. La despedida, como la de un hijo a su padre, es un beso esperanzado…y más silencio, el silencio desgarrador que grita en tú interior…

Galería Fotográfica:

Vídeo:

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail
error: Contenido protegido. Junta de Cofradías. Semana Santa de Mérida