Crónica Domingo de Ramos 2017 (Sagrada Cena)

Fecha:
9 de Abril de 2017
Redactor:
Celia Lafuente
Fotografías:
Antonio Moreno Barriga
Manuel Molina Bolaños
Marco Antonio Sánchez Nova

“El sufrimiento de sus ojos se penetra en la retina de los allí presentes, momento envuelto por el ambiente de un Domingo de Ramos pletórico.“

EL SEÑOR DEL AMOR SE ASOMA.

Un año más, las 17:00, esto va a comenzar. Nervios, abrazos y alguna lágrima. El sol brilla como ningún otro día y nos preparamos para acompañar a la Sagrada Cena y a la Señora del Domingo de Ramos, Nuestra Señora del Patrocionio. El color vino, tiñe la barriada de la Argentina, engalanada para la ocasión. Radiantes, las caras de los niños al ver a los primeros nazarenos. El Señor del Amor se asoma. Retumban los tambores de La Pasión a sones de “Ave María”.

Mientras la cena avanza, con su andar elegante, comienza a prepararse la cuadrilla de valientes que mece al Patrocinio. La Señora del Domingo de Ramos mira como su hijo se aleja y escucha: “Señor, ¿quién es el traidor?”. Jesús contesta: “Aquel a quien yo le dé este trozo de pan untado” (13,23ss)

Domingo de Ramos 2017.  Sagrada Cena
Fotografía: Antonio Moreno Barriga

A pesar de las altas temperaturas, la cofradía anda pletórica y la estación de penitencia llega a una de sus estampas más hermosas. En la Puerta de la Villa, son cientos los curiosos que esperan la bajada de ambos titulares por José Ramón Mélida, momento de alarde de elegancia. Un descenso que supone un esfuerzo para los portadores y portadoras, pero que ambas bandas, La Pasión y La Banda Municipal de Llerena, amenizan con sus mejores marchas procesionales.

El reloj de la Plaza de España anuncia las 20:00 de la tarde cuando la Cruz de Guía asoma por C/ Santa Eulalia. El olor de azahar inunda la carrera oficial. El misterio entra a paso lento, disfruta de cada chicotá. Le sigue el patrocinio, la candelería ilumina su rostro radiante en este atarceder de primavera. El sufrimiento de sus ojos se penetra en la retina de los allí presentes, momento envuelto por el ambiente de un Domingo de Ramos pletórico. En las puertas de la contedral, esperan cientos de miradas atentas, uno de los momentos más profundos para esta cofradía.

Domingo de Ramos 2017. Sagrada Cena
Fotografía: Marco Antonio Sánchez Nova

La Hermandad regresa a su barrio, pero no quiere irse. La jornada ha sido dura, pero le han robado a Mérida estampas inmejorables. En el oscuro de la noche, la Argentina impaciente para recibirles. Marcha tras marcha, el Señor espera a su madre para darle todo el amor. Momento de intimidad, de recogimiento, la estación de penitencia la cofradía de la Sagrada Cena termina con la Saeta al Cristo de los gitanos cantada por la Banda Municipal de Llerena “CANTAR DE LA TIERRA MIA, QUE ECHA FLORES, AL JESUS DE LA AGONIA Y ES LA FE DE MIS MAYORES.”  

Galería Fotográfica:

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail